Golf El Chaparral

Etiqueta: Golf El Chaparral

McDivott visita Club de Golf El Chaparral

Los coches pasando por el gran arco de entrada de El Chaparral constituían una clara evidencia que el campo de golf había reabierto tras unos cuantos años de inactividad, y me vinieron a la memoria vagos recuerdos del antiguo campo mientras conducía hacia la casa club flanqueado por hileras de altos pinos.

 

La impresionante casa club no ha cambiado y dos sonrientes señoras atienden al público en la bien surtida tienda del profesional. A pesar de que había unos cuantos golfistas compitiendo para ser atendidos (algunos habían llegado tarde y trataban de cambiar sus tee times), las señoras solventaron bien la papeleta y trataron con cortesía y buen humor a los impacientes jugadores.

Una de las cosas que más llama la atención en El Chaparral son sus pinos, tan altos que parecen tocar el cielo. En cada hoyo del recorrido están presentes estos gigantes especímenes arbóreos. Da la sensación de que el campo hubiese sido esculpido en un pinar, y quizá fue así.

 

El Chaparral

El tee del primer hoyo, elevado, está situado entre un grupo de pinos. El primer golpe intimida ya que hay que superar una vaguada para alcanzar la calle. Vi la salida de un grupo de cuatro escandinavos y necesitaron nueve golpes desde el tee para poder finalmente dejar sus respectivas bolas jugables en la calle. Y eso a pesar de los ejercicios de estiramiento muscular que habían practicado durante varios minutos antes de comenzar el juego. Una vez que se ha logrado superar con éxito la vaguada (hay unas cuantas en este campo), el hoyo, par 4, es totalmente recto aunque con una pronunciada subida hasta llegar al green, de dos niveles y con mucho espacio por detrás.

 

Entre los hoyos más destacables de El Chaparral cabe citar el 3, el 10 y el 12. El tercer hoyo del campo es un par 5 que tiene bien merecido el índice de dificultad 1. Se juega desde un tee elevado hacia un valle bastante abajo. Me recordó al hoyo 3 de Cabopino. La calle presenta peligrosos obstáculos a ambos lados, con agua incluida. A unos 200 metros desde el green, la calle gira hacia la izquierda, dejando un segundo golpe que ha de jugarse sobre otro valle. A la izquierda del green hay un segundo obstáculo de agua, mientras que dos pinos custodian el estrecho pero largo green.

 

El 10 es un par 3 que se juega desde un tee elevado. La bola debe volar entre una avenida de árboles en su camino hacia el green, que está a 149 metros de distancia. El green tiene forma triangular . Aunque puede resultar difícil, el hoyo es realmente muy bonito. Cuando lo jugué había un stand de “El Desafío del Millón de Dólares del Hoyo en Uno” en ayuda la un instituto de investigación de la diabetes.

 

El 12 requiere un difícil drive desde su tee elevado para superar la copa de los pinos y alcanzar la distante calle, que tiene un obstáculo a la izquierda. Justo antes del green y a su alrededor hay un serpenteante riachuelo, y mejor no desviarse a la derecha porque hay fuera de límites.

 

El campo concluye con un par 3 de 162 metros que se juega de Nuevo sobre un valle. El grande pero estrecho green está rodeado de pinos y tiene un búnker a la derecha. Los vestuarios tienen un buen tamaño y hay taquillas con llave para dejar las pertenencias. Aunque había duchas, no encontré ni jabón ni toallas, y tampoco había en las duchas bandejas para el jabón.. Pequeñas deficiencias fácilmente subsanables.

 

En el restaurante me uní a los muchos golfistas que disfrutaban del menú del día, consistente en sopa de patatas, filete de cerdo con salsa a la pimienta y fresas de postre. El precio, unos moderados 15 euros. Repasando mentalmente el recorrido, me doy cuenta de que tiene seis pares 3, seis pares 4 y seis pares 5. No recuerdo ningún otro campo de golf con esa misma configuración.

 

El Chaparral

 

Una pequeña crítica sobre el campo podría ser la falta de señales de dirección, ya que hay varias ocasiones durante el recorrido en que uno está confuso sobre qué dirección tomar. ¡Quizá fue culpa de mi edad! Aunque el green fee es de unos realistas 65 euros, un buggy (30 euros) se hace necesario excepto para aquellos en buena forma para recorrer con comodidad un campo con tantas subidas y bajadas y con considerables distancias entre algunos greenes y tees.

 

El Chaparral es un excelente reto y un campo para disfrutar, especialmente para aquellos con una razonable habilidad en el juego. Los neófitos en este deporte harían bien en traerse un buen puñado de bolas… por si las moscas.

 

Árticulo reproducido cortesia de Andalucia Golf
Las opiniones vertidas no reflejan la opinión o datos contrastados por Golf in Spain y son reponsabilidad de su/s autor/es.

Escapadas de golf que incluyen El Chaparral