Épica victoria de Europa «a lo seve» en la Ryder Cup

En una remontada que pasará a la historia del mayor evento de golf del mundo, el equipo Europeo de la Ryder Cup ha ganado la edición 2o12 celebrada en Medinah, Illinois.

De los 12 puntos en juego en individuales, en los que tradicionalmente son favoritos los americanos desde hace décadas, los europeos, incluidos algunos de los jugadores más cuestionados en las dos primeras jornadas, han ganado 8 puntos y medio.

Lo que parecía optimismo poco realista en la tarde del Sábado, remontar 4 puntos en los individuales, se iba fraguando poco a poco al colocar acertadamente el capitan Chema Olazabal, a sus jugadores más sólidos en los primeros partidos a fin de poner a prueba la resistencia americana ante un empate en el marcador y el miedo a la remontada. El milagro se fue produciendo poco a poco hasta que un Kaymer, sin protagonismo alguno (no por buen juego al menos) gano el punto que daba el empate y victoria asegurada como poseedores del titulo. A pesar de ello, en el último partido un Tiger Woods que mantiene su leyenda de mal jugador Ryder al no haber ganado un solo punto en esta edición, era incapaz de ganar el hoyo y rendía un honroso medio punto ahorrando un putt comprometido a Molinari.

La Ryder Cup es un evento único en el mundo por numerosos motivos, pero nos quedamos sin duda con el hecho de que es el único, con cierta repercusión, que nos permite a todos corear el nombre de Europa y su bandera y unir las voluntades de británicos, alemanes, suecos, belgas, italiano o españoles. El #goeurope repetido hoy incesantemente por cientos de miles de personas es una campaña de marketing de valor incalculable que deberíamos tener ocasión de practicar más a menudo.

Sin entrar en tópicos fáciles sobre la leyenda de Seve y su «presencia» en esta Ryder, no podemos negar que la victoria ha sido épica como eran las suyas y curiosidades del destino, con el mismo marcador que «la suya» en 1997.

Aprovechamos esta semana para «desempolvar» nuestra cobertura en directo de hace 15 años de la Ryder Cup de 1997 en Valderrama y ahora, con la emoción de este momento, nos sentimos muy, muy afortunados por haberla vivido en directo entonces con una cobertura online que entonces era una innovación que sólo se valoró fuera de España. Recordamos a Chema y a Seve abrazándose en la entrada de la casa club de Valderrama y verlo hoy llorando al dedicarle la victoria, nos llena de emoción.

Va por tí Seve.